About Rebeca Menendez
“Si las cosas tienen la cualidad de cosa, si los objetos son por definición reales, ¿por qué utilizar la palabra? Nosotros vivimos con las cosas, las manejamos a medida que se nos presentan, sin afirmar conscientemente su realidad”.

Julian Bell.



Si pensamos en un sueño (y cuando hablo de sueño no me refiero a las ansias por alcanzar un objetivo), nos daremos cuenta de que caemos en él sin ser conscientes de a dónde vamos a llegar. El espacio donde se lleva a cabo la acción, es escogido por nuestro cerebro de una forma aparentemente aleatoria, y aún así, no nos extrañamos de aparecer de repente en un decorado sorpresa, sino que nos adaptamos a él de tal manera, que llegamos a creer que nuestros sueños son reales.
Con la fotografía de Rebeca Menéndez nos sucede lo mismo. Al introducirnos en ella aparecemos dentro de un espacio que nos es ajeno y familiar a la vez. Estamos en una habitación, y aunque no sabemos de quién es, reconocemos la puerta, los muebles, las ventanas. Da igual que todo esté desordenado, estos objetos nos ayudan a movernos por la fotografía, son como palabras con significado propio, es nuestra conexión con “lo conocido”. Y sin embargo la figura central parece estar siempre desconcertada, como azotada por una fuerza natural sobre la cual no se tiene control. Por un lado esta “lo conocido” y por otro la irrefutable acción del destino. Lo primero nos es familiar porque lo tocamos, lo olemos y lo utilizamos; lo segundo lo asumimos. Así es como Rebeca Menéndez nos sumerge en un estado que aceptamos sin resignación. El significado de su fotografía es simplemente lo que en ella aparece, no hay escapatoria, y si la hubiera sería otra de sus fotografías.



By Daniel Acevedo