“La inmensidad está en nosotros. Está adherida a una especie de expansión de ser que la vida reprime, que la prudencia detiene, pero que continúa en la soledad.” G. Bachelard.

---
Derivas en paisajes naturales de altura
Contemplando un mundo vasto
Embrutecido por la hipoxia
Mambeando hoja de coca
>3800 MSNM
2010-2012
---
Serie de fotografías de paisajes de altura que tienen en común la sensación de inmensidad, calma y atemporalidad. Con esta serie propongo “vivir” el paisaje como una experiencia de contemplación de lo vasto y sublime de nuestra existencia.

Ha sido Gaston Bachelard, con sus reflexiones sobre la inmensidad íntima, quien me ha motivado a explorar el paisaje como un ejercicio de contemplación que activa un camino de reflexión en la persona que lo vive, que lo contempla.

Estos paisajes fríos y violentos son una ventana natural por la que podemos asomarnos a un mundo vasto; cada vez que he tenido la oportunidad de contemplar estos paisajes “en vivo y en directo” he tenido la misma reacción emocional de sentirme muy pequeño.

Estar en un lugar como este, ha hecho que vea las cosas cotidianas –problemas, miedos, frustraciones, sueños, deseos- desde su real proporción, y me he sentido una parte ínfima del universo, ¡que pequeño soy! Ese sentimiento fue consolador, porque al vivir ese paisaje, una calma se apoderó de mí, me sentí sereno, atemporal.


* Fotografías impresas en papel de conservación, múltiples dimensiones.
** Todas las fotografías están numeradas y firmadas por el autor.